BLOG

GASTRONOMÍA
27/11/2015

¿Aceite de oliva en el País Vasco? Sí, señor

¿Aceite de oliva en el País Vasco? Sí, señor

Si os dijéramos que nos vamos a la Rioja Alavesa a conocer viñedos, visitar una bodega y disfrutar de una cata, no pillaríamos a casi nadie de sorpresa. Seguro que sería una excursión memorable, pero no dejaría de ser una excursión típica. La cosa cambiaría si en lugar de los viñedos conociéramos plantaciones de olivos, visitáramos un trujal y disfrutáramos de una cata de aceite de oliva.

 

El vino y el aceite llegaron de la mano a la Rioja Alavesa, con los Romanos. Pero está claro que no han conseguido la misma fama y reconocimiento. Hoy hablaremos del hermano menor, con la excusa del inicio de la recogida de la cosecha. El invierno es la época ideal para conocer la historia y las historias de los olivos, los oliveros y el propio aceite.

 

El aceite fue el motor de la economía de la Rioja Alavesa hasta la década de los 50 del siglo pasado. No obstante, a partir de los años 60, con la llegada de la mecanización, llegó el predominio del cereal por su escasa necesidad de mano de obra. Y en la década de los 80, llega el boom de los excepcionales vinos de la comarca. Hasta que hace unos 15 años se empezo a recuperar el interés por le cultivo del olivo, el sector subsistió gracias al autoconsumo. 

 

Los oliveros de la Rioja Alavesa trabajan con olivos de la variedad Arróniz, variedad autóctona que solo se utiliza en Álava-Araba y Navarra-Nafarroa. Además, los podan de determinada manera: los olivos de la Rioja Alavesa son más bajos que los que vemos en el Mediterráneo, para facilitar la recogida; recogida que se realiza a mano "ordeñando" una a una todas las ramas del olivo cayéndose así las aceitunas al cesto que los recolectores llevan colgado del cuello.

 

"El Secreto Escondido de Euskadi"

 

Los olivos y el aceite son parte del patrimonio de la Rioja Alavesa, y quien así lo desee tiene la oportunidad de conocerlo y disfrutarlo de cerca. Nos referimos a la experiencia "El Secreto Escondido de Euskadi". Se puede realizar durante todo el año, pero está bien saber que el mes de diciembre es especialmente oportuno para ello, ya que arranca entonces la recogida de la cosecha.

 

Municipio de la Moreda, punto de partida. Un guía local te sumergirá en la historia, patrimonio y paisaje del pueblo y la comarca antes de descubrir los olivos in situ. Como decíamos, si te acercas ahora, en diciembre, época de recogida de la cosecha, podrás recoger aceitunas con el método del "ordeño". Nada más y nada menos que colgándote una cesta de castaño al cuello y ordeñando una a una las ramas del olivo cayéndose así las aceitunas a la cesta. ¡Una experiencia de los más peculiar!

 

Posterior visitarás un trujal, verás cómo se elabora el aceite. ¿Y la guinda? una pequeña cata de aceite. Verás que los aceites se guardan en unos pequeños vasos azules, ya que el color del aceite no es un factor importante para la cata (aspecto muy considerable en el caso de los vinos). Y entre traguito y traguito de aceite, un cacho de manzana para neutralizar el sabor del último antes de darle un sorbo al siguiente. Curioso, ¿verdad?

 

"El Secreto Escondido de Euskadi" es una experiencia realmente recomendable y está bien saber que ahora que se están celebrando en la Rioja Alavesa las Jornadas del Ordeño de la Oliva, tendrá un precio especial el próximo 28 de noviembre. Qué dices, ¿te anima?

COMPARTIR POST