BLOG

CULTURA
8/1/2016

Mascaradas suletinas, ritos de humor e ironía

Mascaradas suletinas, ritos de humor e ironía

Este año, el Carnaval nos llega según despedimos Las Navidades: este fin de semana, domingo 10 de enero, arrancan las mascaradas suletinas.

 

Cada año, un grupo de jóvenes de un pueblo de la provincia de Soule-Zuberoa se encarga de organizar las mascaradas y este año es el turno de los de Chéraute-Söhuta. Siguiendo la tradición, la primera función la realizarán en su pueblo y después, todos los domingos, y hasta abril, irán visitando 13 pueblos suletinos ofreciendo su mascarada.

 

Hagamos un poco de historia. Aunque el origen de las mascaradas no es del todo claro, se sabe que en el siglo XVII ya se celebraban y que no son meras representaciones teatrales; sino el fiel reflejo de la sociedad: de las disputas y trifulcas, de los miedos y preocupaciones, de las relaciones de la sociedad de antaño y de nuestros días. He aquí lo que te encontrarás en las mascaradas suletinas.

 

Los personajes de dividen en dos grupos: los Rojos y los Negros. Los primeros son vascos, nobles, trabajadores, honrados, limpios, bien vestidos, educados y humildes. Los segundos, en cambio, extranjeros, de clase humilde, descuidados, vagos, sucios, fanfarrones, rebeldes, revoltosos y descarados.

 

Los bailarines más hábiles encabezan el grupo de los Rojos y son los protagonistas indiscutibles de la mascarada. El honor y el buen nombre del pueblo pesan sobre sus espaldas. Se les conoce como los "Aitzindariak" y son cinco:

 

     - "Txerrero". El primero de la fila, ahuyentando a los espíritus malignos y abriendo camino con una cola de caballo en mano y pequeños cencerros en su indumentaria.

     - "Gathüzaina". Provocador, con un pantógrafo en mano.

     - "Kantinersa". La mujer del "Grupo de los Cinco".

     - "Zamalzaina". Medio humano, medio caballo; el protagonista indiscutible de la mascarada y el bailarín más hábil.

     - "Enseinaria". Cerrando el grupo de los "Aitzindariak", con la bandera de Soule-Zuberoa en mano.

 

Los "Aitzindariak" van acompañados del Cortejo: del Señor y la Señora y del Labrador y su Mujer. Cierran el grupo de los Rojos los "Kükülleroak", "Marexalak" y "Kerestuak"; los bailarines principiantes que irán cogiendo el testigo de los "Aitzindariak", y los herradores y castradores de "Zamalzaina", respectivamente.

 

De que todo esté en orden, en armonía; de eso se encargan los Rojos. Lo hacen bailando, sin usar la palabra. La palabra y el canto son de los Negros; así expresan sus preocupaciones, disputas e injusticias. Los Negros, "Xorrotxak", "Buhameak" y "Kauterak", andan entre los Rojos y los espectadores jugando y correteando. Andaros atentos, pues, amigos :)

 

Los "Xorrotxak" son los afiladores de la espada del Señor. Llevan un sombrero con una ardilla disecada y son los primeros de la fila del grupo de los Negros. Son los encargados de las coplas y las canciones de la mascarada.

 

Los "Buhameak" y "Kauterak" (estos últimos, caldereros de oficio) son los personajes más sucios, feos y rebeldes de la mascarada. Tratan de la crítica social. Mientras pugnan por unas monedas del Señor, caen en una montonera y asfixian a Pitxu, el personaje más ingenuo y torpe de la mascarada. Entonces llega el médico para resucitarlo, representando así el final del invierno y la llegada de la primavera.

 

Una fiesta de todo el día

 

Por la mañana, los participantes de la mascarada deben superar barricadas para poder entrar al pueblo de visita. Lo hacen bailando y cantando. Una vez superada la barricada, reciben de premio un almuerzo. Se pasan toda la mañana de barricada en barricada, bebiendo y comiendo, hasta que llegan a la plaza mayor al mediodía.

 

Después de comer, llega la Función: los oficios de la mascarada representan su teatro-danza, presentados por los "Txorrotxak". Entre las representaciones de los oficios se celebran varios bailes. Uno de ellos es el llamado "Godalet", baile suletino muy conocido que los "Aitzindariak" bailan alrededor y encima de un vaso de vidrio lleno de vino.

 

Y hasta ahí podemos contar. Ya sabes, resérvate un fin de semana y disfruta de una escapada a Soule-Zuberoa. ¡Tienes cuatro meses, que las mascaradas no acaban hasta abril! (Ver calendario Mascaradas 2016).

COMPARTIR POST