BLOG

PATRIMONIO
16/4/2015

Premio Unión Europea de Patrimonio Cultural | Premio Europa Nostra 2015 para el Valle Salado de Añana

Premio Unión Europea de Patrimonio Cultural | Premio Europa Nostra 2015 para el Valle Salado de Añana

La Recuperación Integral del Valle Salado de Añana ha sido reconocida con el Premio Unión Europea de Patrimonio Cultural | Premio Europa Nostra 2015. Concedido por la Comisión Europea y Europa Nostra, éste es el mayor reconocimiento de patrimonio cultural que se concede en Europa. El proyecto del Valle Salado de Añana ha sido premiado junto con otros 28 proyectos europeos. Los promotores de este reconocimiento internacional han quedado “impresionados por la magnitud del proyecto” y reconocen al Valle Salado como un “ejemplo innovador de recuperación integral del patrimonio”.

 

En su valoración, el jurado ha destacado la “impresionante magnitud del proyecto, que abarca su paisaje, su arquitectura, su medioambiente, la actividad salinera y sus tradiciones, pero también de forma global al conjunto del territorio mediante iniciativas culturales y turísticas que están siendo motor de desarrollo social, cultural, económico y turístico”.

 

Otro de los aspectos destacados por el jurado es la proyección internacional que ha adquirido el Valle Salado gracias a su recuperación integral y a la exportación de Sal de Añana –se comercializa en más de 25 países–, “siendo reconocida no sólo en las cocinas más prestigiosas del País Vasco, sino también a nivel internacional”.

 

La ceremonia de entrega de los premios tendrá lugar el 11 de junio en Oslo. En este acto, siete de los galardonados serán proclamados ganadores del Gran Premio, dotado con 10.000 euros para cada uno de ellos y, además, uno de ellos recibirá el Premio del Público, elegido por votación a través de la página web de Europa Nostra.

 

Las salinas de Añana, una joya de 6.500 años de antigüedad

 

Las Salinas de Añana se encuentran a unos 30 km. de Vitoria-Gasteiz. Este paisaje tan peculiar es fruto de más de 6.000 años de trabajo constante y minucioso.

 

De generación en generación, los hombres y mujeres de la región han sabido aprovechar los manantiales para extraer el “oro blanco” tan preciado por la humanidad, la sal. Toda la infraestructura que se puede visitar ha sido construido con mucho arte y sentido común. Canales de madera de más de 4 km. conducen el agua desde los manantiales hasta las terrazas construidas en forma de escalera. Debajo de las terrazas existen grandes almacenes de sal. Se trata de una estructura atípica, tradicional y local que bien merece una visita.

 

Hoy en día sigue en funcionamiento y se pueden conocer su historia y secretos a través de sus visitas guiadas.

 

COMPARTIR POST